6 jóvenes polluelos de Atrapamoscas Bermellón dejaron exitosamente sus nidos

 

Esta vez se trata del pequeño Atrapamoscas Bermellón.  Una misión combinada de científicos de la Estación Charles Darwin junto con Guarda parques y personal del Parque Nacional Galápagos encontraron hace pocas semanas que seis jóvenes polluelos del Atrapamoscas Bermellón habían dejado exitosamente sus nidos y se encontraban ya interactuando con la pequeña población que todavía se encuentra en la Isla Santa Cruz, la cual no excede de 40 parejas reproductivas según los últimos registros.  Este hallazgo trae fundadas esperanzas de que se pueda recuperar a esta hermosa especie amenazada, por medio del  proyecto Inter-Institucional que cuenta con el apoyo de algunas ONG internacionales.

 

El Atrapamoscas Bermellón es un ave terrestre cuya población se ha venido reduciendo notablemente en varias islas, debido principalmente a alteraciones en sus hábitats naturales, así como a los devastadores efectos que causan en los nidos de estas aves, las larvas de una variedad de insecto introducido, de la familia de las moscas, llamado “Philornis downsi”.

El pequeño y endémico Atrapamoscas Bermellón es sin duda la más colorida y carismática de las especies de aves terrestres de Galápagos.  Los machos adultos tienen un brillante plumaje de color rojo bermellón intenso en su pecho y cabeza, que contrasta con el color negro de sus espaldas y bandas de similar color a los costados de sus ojos. Las hembras adultas, en cambio, tienen un hermoso plumaje amarillo-crema en su pecho y plumaje café-chocolate en sus espaldas y alas. Se alimentan de pequeños insectos que atrapan hábilmente con su pico puntiagudo. Sus inusuales vuelos en ascenso vertical hasta alturas considerables para luego descender vertiginosamente en curiosas espirales es un espectáculo maravilloso para quienes tienen la suerte de verlo.

Desde 2018, el Parque Nacional Galápagos en conjunto con la Fundación Charles Darwin emprendieron un programa piloto para controlar a las más agresivas de las especies invasoras introducidas, precisamente para restaurar los hábitats naturales de los Atrapamoscas. Las acciones incluyen la remoción a gran escala de plantas destructoras como la mora introducida para restaurar los suelos con plantas endémicas. Simultáneamente, un elaborado y cuidadoso proceso técnico-científico se lleva a cabo para neutralizar la acción nociva de las moscas invasoras, a través de un larvicida comprobado que no afecta para nada a las aves.  Este programa se lleva a cabo en seis cuadrículas o segmentos bien definidos, los que son monitoreados de manera regular por los equipos técnicos de Parque y la Estación Darwin, especialmente durante y después de la época de anidación de estas hermosas aves, que es entre Enero y Mayo. El proceso incluye la marcación de los polluelos para poder monitorear tecnológicamente sus movimientos y determinar sus conductas y supervivencia.

De acuerdo al Boletín de Prensa, el Director del Parque Nacional Galápagos, Danny Rueda expresó que “el encuentro de estos seis polluelos del Pequeño Atrapamoscas Bermellón evidencia que las acciones que se vienen conduciendo en las áreas de estudio e intervención tienen resultados positivos para la recuperación de esta especie”.  En tanto, Birgit Fessl, Coordinadora del Programa de Conservación de Aves Terrestres de la Estación Charles Darwin resaltó que “estos resultados son motivadores para la conservación de estas aves, que estaban desapareciendo de la Isla Santa Cruz”.

El equipo de campo que participa de este proyecto ha confirmado que, de las observaciones realizadas, estas aves se sienten a gusto en los sitios restaurados y libres de especies invasoras y que inclusive compiten entre sí por usar estos espacios.  Estos resultados sin duda impulsarán la continuación de este importante y prometedor programa.

Un Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *